• Mié. Feb 1st, 2023

Côtes-d’Armor: cerca de Guingamp, cargos electos y vecinos divididos ante el proyecto de una gigantesca fábrica de salmón

PorIván Jiménez

Dic 10, 2022

Una empresa noruega quiere instalar una fábrica en Côtes-d’Armor para producir miles de toneladas de pescado. A los opositores les preocupan los riesgos medioambientales en un departamento que ya sufre la contaminación de las grandes explotaciones porcinas.

El sábado 10 de diciembre se celebra una manifestación en la región de Guingamp contra un proyecto de salmonicultura industrial. Este proyecto de piscifactoría está promovido por Smart Salmon, un grupo noruego. La empresa prevé producir 8.000 toneladas de pescado al año. Pero se ha formado un grupo de opositores al proyecto.

Cuando se escuchan los argumentos de los opositores, uno se da cuenta de que, aunque la aglomeración de Guingamp está bien equipada para la industria alimentaria, sobre todo con la cría de cerdos, el departamento también sufre sus consecuencias: contaminación y proliferación de algas verdes. Por ello, este proyecto se considera una continuación de este modelo, pero con una versión piscícola. «Teníamos un equivalente en relación con la ganadería porcina: 8.000 toneladas de pescado producidas al año representarían una explotación de 250.000 cerdos vendidos al año», explica Kristen Bodros, ganadera de ovino y miembro de la Confédération paysanne.

Junto a este argumento sobre los vertidos de nitrógeno y fósforo, los opositores están preocupados por el reparto del agua. El verano que acabamos de pasar ha puesto de manifiesto el déficit hídrico de nuestro territorio», recuerda Dominique le Goux, coordinador territorial en el departamento de la asociación Eau et rivière de Bretagne. Y ver que se construye una fábrica con un consumo diario de agua de unos 600 m³ plantea muchas dudas sobre la aceptabilidad final de esta fábrica para la región.

¿Deficiencias del proyecto?
En octubre de 2022, los dos hermanos noruegos que llevan el proyecto del grupo Smart Salmon vinieron a presentar su expediente a los cargos electos. Desde entonces, el frente político se ha resquebrajado. Rémy Guillou, alcalde del municipio de Plouisy, que acogerá la fábrica, explica que su ayuntamiento ya no está dispuesto a firmar la licencia de obras: «Lo que vemos hoy es que los estudios no están completos», explica el alcalde. No tenemos la precisión necesaria para dar una opinión favorable sobre este proyecto. Así pues, consideramos que Smart Salmon ha echado por tierra el interesantísimo proyecto que había propuesto. Y hoy en día, esto no es aceptable.

Hace año y medio, sin embargo, la aglomeración Guingamp-Paimpol, encargada del proyecto, firmó un acuerdo de venta. El jueves 8 de diciembre, su presidente publicó una carta abierta en la que reconoce deficiencias en el proyecto, al tiempo que defiende un modelo industrial y agrícola para su territorio, que considera compatible con las cuestiones medioambientales.