• Mié. Feb 1st, 2023

iPhone, la reparación «hágalo usted mismo» también llega a Italia

Comienza el programa de autoreparación de Apple, con instrucciones en el sitio web y envío de herramientas por correo postal. Los trabajos también pueden realizarse en talleres independientes no afiliados a la empresa.

Uno de los movimientos que ha surgido desde abajo en los últimos años es estadounidense y se llama «Derecho a reparar». Nació para contrarrestar el despilfarro económico y medioambiental de los productos electrónicos industriales desechables (desde lavadoras a televisores): construidos para ser utilizados hasta que fallan, momento en el que se sustituyen. Según algunos, incluso se basa en la idea de la «obsolescencia programada», es decir, diseñada para fallar tras un par de años de uso.

El «derecho a reparar» nació gracias a activistas, blogueros, pero también voluntarios: como la idea de la holandesa Martine Postma, que organizó el primer Repair Café en el teatro Fijnhout de Ámsterdam en 2009. O Louis Rossman, un técnico de reparaciones convertido en influencer de YouTube que predica el derecho a desmontar y volver a montar los productos que compramos sin invalidar su garantía. La idea ha sido recogida por diversos movimientos y también por el gobierno estadounidense y la Unión Europea (especialmente en Francia), creando una legislación aún incompleta en la que, sin embargo, se ha aprobado la idea de que los productos electrónicos deben ser reparables.

La única empresa del sector de la telefonía móvil que ha adoptado esta legislación es Apple. Los fabricantes del iPhone, que representa casi una quinta parte de las ventas de teléfonos móviles en todo el mundo, han puesto en marcha en Estados Unidos un programa denominado «Self Service Repair», que ahora aterriza también en Italia. En la tienda italiana Self Service Repair Store, la empresa proporciona todos los recursos necesarios para la reparación por cuenta propia de productos en los que, por ejemplo, se ha roto el cristal o la batería ya no funciona correctamente. El programa en Italia cubre ahora los iPhone 12 y 13 y los Mac con procesadores Apple Silicon, para los que están previstas más de 200 reparaciones diferentes.

Comienza el programa
Apple ha publicado un estudio (en inglés) en el que explica su planteamiento para ampliar las posibilidades de reparación de sus productos, que lleva un par de años rediseñando activamente para hacerlos más asequibles. Así, según la empresa, se consigue un equilibrio entre un diseño concebido para dar más resistencia y durabilidad a los productos (que son más «compactos» y cerrados, con, por ejemplo, una pantalla con cristal reforzado con cerámica, protección IP68 y zafiro sintético para las lentes de la cámara) a la vez que los protege mejor de líquidos y polvo, y por otro lado hacerlos más fáciles de abrir y con componentes modulares que se pueden sustituir más fácilmente. En el caso del iPhone 14, por ejemplo, esto significó rediseñar por completo el cuerpo del teléfono, haciendo que se pudiera abrir tanto por detrás como por delante, para permitir reparaciones en las que la pantalla no tuviera que separarse del marco. Parece un detalle de ingeniero, pero reduce en dos tercios el coste de las reparaciones y las piezas necesarias para sustituir el cristal trasero del teléfono, que puede romperse si el aparato sufre una mala caída.

Reparaciones de bricolaje
La verdadera novedad, sin embargo, es la posibilidad de repararlo uno mismo. Esto es único en todo el mercado, y se hace de tal forma que permite un resultado similar al de una reparación en un taller especializado. Apple proporciona manuales, que hay que estudiar para saber cómo llevar a cabo la reparación, las herramientas para hacerlo (que se pueden comprar o alquilar por 59 euros: hay, por ejemplo, destornilladores dinamométricos, bandejas de reparación, prensas para pantallas y baterías) y piezas de repuesto. Pero cuidado: las reparaciones no son para todo el mundo, se necesita cierta destreza manual y familiaridad con la electrónica. Por último, si algo va mal, siempre puedes pedir ayuda en un Apple Store.

El programa no sólo cubre las reparaciones efectuadas por particulares, sino que también abre la puerta a los reparadores independientes -hasta ahora participan más de cuatro mil-, que pueden así trabajar por cuenta de terceros utilizando herramientas adecuadas y piezas de recambio originales de Apple o certificadas por terceros. En todo el mundo hay más de cinco mil Centros de Servicio Autorizados Apple con más de 100 mil técnicos. Según la empresa, ocho de cada diez clientes de Apple en Europa están a menos de 30 minutos de un proveedor de servicios autorizado.

Si la sustitución de la batería casera tiene éxito, el teléfono vuelve a ser tan resistente al agua como antes y el usuario no ha incumplido ninguna garantía. Además, los clientes pueden devolver las piezas sustituidas a Apple para su reacondicionamiento y reciclaje y, en muchos casos, recibir un crédito para sus compras posteriores. La convergencia del enfoque de la durabilidad y la reparabilidad de los dispositivos se ha convertido en un requisito indispensable para Apple, aunque probablemente quite el sueño a los diseñadores de los nuevos iPhones porque dificulta la consecución de otros objetivos de diseño, principalmente el de diseñar dispositivos cada vez más delgados y estilizados.